Close

"UNA BREVE BIOGRAFÍA DE MI VIDA AL SERVICIO DEL SEÑOR" - Apóstol Cristian Romo

En el año 1946 mientras mi padre construía el mercado de Chillán, mi madre estaba en el último tiempo de embarazo de su último hijo, después de haber dado a luz a seis hermanos antes de mi. En esos días mi madre luchaba con una preocupación, respecto de si tendría problema en el parto; ya que su edad no era tan apropiada para este evento. Entonces mi madre no encontró una mejor cosa, que decirle al Señor, si este hijo nace bien y no tengo problema, lo entrego para ti.

Es evidente que nací normalmente. A los ocho días de nacido me llevan a una congregación cristiana para presentarme al Señor y mientras se desarrollaba el servicio alguién que estaba participando del culto a Dios dice: cumple tu promesa, entrega tu hijo al Señor. Mi madre quedó atónita y sorprendida, porque a nadie le había dicho de su oración secreta. Ese día fui presentado al Señor y quedé bajo su bendición.

En mi niñez fui afortunado en los estudios, porque pase rápido de un curso a otro; puesto que, entre al colegio a los cinco años sabiendo leer y escribir, lo que me ayudo a la comprensión de las diversas materias lo que me llevó a terminar mis estudios universitarios a los 18 años.

Pero fue en mi adolescencia que me entusiasmé con el deporte tanto en el futbol como en el ciclismo, lo que me estaba alejando sutilmente de lo que el Señor quería de mí. Acortando un poco la historia, un día entrenando para una carrera, me acompañaba un hermano mayor, me salieron a atacar dos perros grandes y ,por defenderme, me fui al otro lado del camino y choqué con una piedra grande; por lo cual, caí a una zanja y los perros desaparecieron. Estando allí caído y adolorido escuché la voz del Señor que me dijo: yo no te llamé para esto. Lo cual me dejó atónito y temblando…
En ese momento pensé como estaría la bicicleta dado que el golpe que recibió fue fuerte. Mi sorpresa fue grande cuando me di cuenta de que la rueda delantera no tenía nada, estaba derechita y normal, esto me dio más temor, porque pensé esto es sobrenatural.

En ese momento yo tenía quince años y este accidente provocó en mi una búsqueda del Señor muy profunda y justo en esos días visitaba la ciudad un hombre de Dios de EE. UU… Que predicaba sobre el Espíritu Santo. Así que me fui a esas reuniones en donde fui lleno del Espíritu Santo y eso cambio mi vida mucho más.

Para resumir un poco esta autobiografía, después pase por varios eventos. Estudié en la Escuela bíblica de la Asamblea de Dios Autónoma, después fui profesor de la misma. Fui reconocido como pastor a los veinte años.

En el año 1971 en un encuentro nacional de pastores organizado por Visión Mundial fui elegido para coordinar un programa de evangelismo con la mayoría de las denominaciones del país, llamado “Evangelismo a Fondo”. Este programa duró un año.

En el año 1972 comienza un mover del Espíritu en nuestro medio (Comunidad Cristiana) lo que produjo varios efectos en la ciudad y luego a nivel nacional. Hubo mucha crítica, pero al pasar el tiempo la revelación que produjo el Espíritu Santo ha ido bendiciendo a la Iglesia en General.

En el año 1987 fui llamado a participar en un Colegiado Apostólico con ministerios de Sudamérica.

En el año 2000 fui llamado a participar en una Fraternidad Apostólica Internacional de la cual soy parte del ejecutivo.

En el ámbito nacional estoy cubriendo a más de 60 comunidades con un equipo de trabajo.

También estoy colaborando apostólicamente en Perú, Brasil, Argentina, Europa y EEUU.

Nota: He omitido muchas cosas, pero he querido resumir los 53 años de ministerio.

Cristian Romo Jiménez

En su escribir se nota un sencillo hombre de Dios, sin embargo ha edificado a miles de familias y a sus generaciones en Concepción y el mundo.

Hace 54 años, se crea en Concepción el Consejo de Pastores de la Ciudad, agrupación que ha tenido un funcionamiento ininterrumpido. Siendo Cristian Romo uno de los pastores que participa desde sus inicios. Siempre pensando en edificar y estar juntos en oración.

En 1966 se casó con Norma Hermosilla, con quién tuvo tres hijos: Jessica, Cristian Robby y Lilian. Uno de los legados que han nacido en el corazón de la familia de Cristian y Norma es el Campamento Ranchillo.

Este Campamento es un legado para las familias en Cristo y sus generaciones. Este evento, para familias cristianas, se desarrolla la quincena de enero de cada año y reúne a más de 500 personas por vez. Cerca de la localidad de Campanario está Ranchillos, lugar en el que se emplaza el Campamento Ranchillo de Comunidad Cristiana. Por 10 días delegaciones nacionales e internacionales nos visitan, llamados a compartir las enseñanzas de la palabra de Dios, a disfrutar de la comunión con los hermanos y vivir la vida de Reino de Dios. Este es un regalo a las generaciones de familias en Cristo que hoy viven este campamento, y a todas las generaciones que se verán bendecidas y edificadas con esta instancia.

Por más de 20 años (década de los 70-80) Cristian Romo y su esposa Norma trabajaron en la formación y edificación de su congregación: Comunidad Cristiana. Formando los cimientos de: las familias que hoy llevan esta labor, y de las generaciones formadas bajo la luz del Reino de Dios. Es aquí que nace otro de los legados importantes de Cristian Romo y sus consiervos, la enseñanza a través del Discipulado. “Entendí que el discipulado era una relación entre personas, entre hermanos, una relación vivencial en la que se transmitía la vida de Cristo, y eso fue lo que hicimos”. Para quiénes son ajenos a la realidad de la vida en Cristo, el discipulado corresponde a reuniones semanales formativas, en las cuáles se enseña la palabra de Dios aplicada a las vivencias reales de cada uno en el hoy y ahora. En el fondo es como aplicar las enseñanzas del maestro en nuestro diario vivir.

En la década de los noventa, el Señor insta a Cristian Romo a salir de la introversión e ir a evangelizar en el mundo cercano y lejano. El año 1996 fui invitado a ministrar en países de Europa: España, Francia, Inglaterra, Portugal, Noruega y Suecia. Viajes de evangelismo y formación que realiza hasta el día de hoy, como un destacado Conferencista Internacional de la Palabra de Dios. De hecho la coyuntura sudaméricana apostólica de la que participa, ha enviado distintos misioneros, para ayudar a restaurar y extender la verdad del Reino de Dios en el viejo continente.

Cristian Romo es reconocido hombre de Dios, padre de familia, Pastor y Apóstol, que ha sido y es de influencia positiva, para su entorno cercano y mundial, desarrollando el propósito que Dios tiene para su vida y escuchando la voz del Espíritu Santo.

“Hoy entendemos que la Iglesia es una en la ciudad, que existen muchos grupos o congregaciones; pero Iglesia, como lo enseña el Señor, hay una sola”.

“Teologías hay muchas, pero doctrina o enseñanza de Jesús hay una sola”

“Es importante confiar en la obra soberana del Espíritu Santo quién es capaz de conducirnos a toda verdad”.